Niemeyer y el Ávila


Mientras volaba, un rato largo después de dejar atrás a El Ávila, que estaba en la ventanilla derecha, me topé con una ironía que me hizo ver que el mundo es mas relativo que lo que imaginó Einstein. La cosa es que empecé a leer la revista de abordo y en la contraportada había un escrito llamado “O Poema da Curva” de Oscar Niemeyer el cual transcribo a continuación:

Nâo é o ângulo recto que me atrai
Nem a linha recta, dura, inflexível,
Criada pelo homem.
O que me atrai é a curva libre e sensual,
A curva que encontro nas MONTANHAS
Do meu país,
No curso sinuoso dos seus ríos,
Nas ondas do mar,
No corpo da mulher preferida.
De curvas é feito todo o universo.
O universo curvo de Einstein.

y ahora traduzco:
No es el ángulo recto que me atrae
Ni la línea recta, dura e inflexible,
Creada por el hombre.
Lo que me atrae es la curva libre y sensual
La curva que encuentro en las MONTAÑAS
De mi país,
En los cursos sinuosos de sus ríos,
En las olas del mar,
En el cuerpo de la mujer preferida.
De curvas está hecho el universo.
El universo curvo de Einstein.

La revista hace una muy breve reseña de Niemeyer: “El arquitecto Osca Niemeyer, la mejor traducción de belleza, de talento y de creatividad brasilera, nació el 15 de Diciembre de 1.907 en Rio de Janeiro, ciudad donde vive y que inspiró su gigantesca obra”. (traducido del portugués)
Añado: Nadie duda que Niemeyer sea un gran arquitecto. Pero Los seres humanos tendemos a pensar que los artistas plásticos, los poetas y los protagonistas de la cultura son sinceros y consecuentes con sus palabras y su obra, es decir, honestos. En este caso me asombra la insondable hipocresía de este carajo al escribir este poema y al mismo tiempo aceptar diseñar el proyecto de “monumento” en La Silla del Ávila encargado por el presidente Chávez. Primer pecado: no conocer/informarse a fondo lo que representa ese cerro que debemos mantener en su estado mas virgen posible y por lo tanto aceptar el encargo. Segundo pecado: haber diseñado un obelisco inclinado (puras putas líneas rectas en el Ávila: una MONTAÑA, referida en el poema) apuntando hacia EEUU porque su “cliente” quería destacar que esa es “una lanza clavada en Sur América”. Entonces daña las curvas "libres" y "sensuales" de la "MONTAÑA" agregando sus egocéntricas líneas rectas. Si un cuadro está bien pintado por la naturaleza el “artista” debería ser humilde y aceptar que no tiene nada que agregar. No creo en nadie. Todo el mundo es político o tiene precio, que es lo mismo.

4 comentarios:

Jhon dijo...

Verga bro esta depinga el blog espero no lo abandones...graba videos en el cerro

adriblog dijo...

Excelente comentario...de verdad me dejó reflexionando...y como todo no...nada es perfecto...y tal vez el famoso e irreverente arquitecto...no se dio cuenta que se dejó ver la otra cara a su famosa y humana curva...
Adriana Dudamell

cerrero dijo...

Gracias por tu comentario adriblog. menos mal que desde que escribimos esta entrada hasta ahora han pasado dos años y se discipó el tema de la construcción de ese obelisco que venía a dañar ese sector del parque. Es una alegria que nos hayas escrito. Saludos

Anónimo dijo...

este proyecto lo hizo gratis igual q muchos